viernes, 29 de mayo de 2009

Desanudando


Tristes como las guerras que no hemos librado, esas cobardías que te motivan a no hacer, a olvidarte de tu valentía en el cajón de abajo, y ocupar solo el de arriba, el de la estupidez extrema, el de la ilusión alimentada por un cigarrillo eterno y delicioso, al que nunca renunciaras.

Mirate!, ¿quien eres? no te reconozco, eres la lúgubre sombra que deambula por el campo olvidado por la carretera, el que solo sirve para acumular los desperdicios de los conductores perfectos, los amables perfectos, los sonrientes perfectos, los caprichos perfectos, y los sepultureros (como se imaginarán) perfectos.

Sin embargo no olvides sonreír, por que si no todo aquello que te dictaron los sueños no se cumplira o sucumbira en la amargura autoimpusta, por la brutalidad emocional.

Habrá que seguir adelante, con lo que hay........................ con lo poco que hay.

2 comentarios:

Javiera dijo...

creo.. que a estas alturas de un partido que no ha sido ni tan largo, ni tan terrible.. que es mejor ser esa persona distinta a esos conductores perfectos.. con sonrrisas perfectas.. que tienen vidas perfectas de subirbios y mascotas perfectas(aunque no me entristeseria ser dueña de una de esas.. en especial de un gato angora.. turco de ojos verdes y blanco.. xD)..
pero.. mas que eso... pienso ..que aquellos.. esos neuroticos que se cagan la vida de sus miedos.. esos que nos escondemos tras el humo de los cigarros..tenemos algo que nos garantiza una mayor capacidad de asombrarnos.. luego de aquellas decepciones que dejan con el alma rota y el orgullo por el suelo..
...tal vez somos gente mas resiliente???
jejee
besotes raulico..!!!
chaus

YO dijo...

a veces... ser valiente implica dejar de sentir necesarias aquellas cosas que nos hacen estar siendo en este momento y lugar ... ser como el más valiente héroe es inmolarse ante la vida y no disfrutarla más ... saludos claudio!