viernes, 14 de agosto de 2009

El Loco


El tiempo pasa, innegable.
ya las cosas toman un rumbo y un paso discorde y poco convencional, sin las estampas de la pasividad que devería ser.

Ya no es y no habrán deberían, solo soy yo, simple liviano en lo posible. Con el suficiente aire en los pulmones y los ojos con un brillo natural.
Ya no padezco ni necesito, ya no lucho solo suelto, no es necesario retener, creo que siempre lo supe, pero es que ustedes sabrán que mucho nos esforzarnos por estupidecernos, y así poder encajar, sonreír y ser aceptados.

Esa mugre comienza a escurrir, y el loco comienza a caminar...........libre, como nunca lo fuiste.