lunes, 9 de noviembre de 2009

Revisando


Vuelves a respirar desde dentro, desde aquella esfera que (no) conociste en el instante en que la magia dio un salto al amor para emocionar con los compañeros de ruta.
Tiempos aquellos, impredecibles, maravillosos y torpes, como las ganas de repintar la realidad de los ojos para afuera.

Hoy escribo desde la secreta entraña de un presente desconectado, indeciso, perfecto experimento de un sabor lento, mas, apetecible por cierto.

Serán nuevos sueños, nuevas esperanzas por zurcir, desde la tierra al cielo y desde este al mar perplejo ante tan poco desafío y a cambio una comunión y esperanza, esperanza aquella que nos prometimos no perder cuando entendimos que lo concreto no es tal y no solo eso.

No hay comentarios: