sábado, 27 de marzo de 2010

3:34 y un mes


Ya son 30 días o 31, quien sabe (yo no). Y es que me declaro un ignorante de lo que no debo saber y sin embargo hay tantas cosas que mis oídos han escuchado, desde aquel quejido que quebró la tierra en una madrugada corta con un día ingente, aquel que vendría a decirnos que habríamos de sobrevivir para ver y sentir lo nuevo y para lo que nunca estaríamos preparados.
Sucede que con todo, hoy puedo decir que la extrañeza nos ha tomado por asalto, y nos ha "saqueado" el alma, para reponer en ella nuevas cosas.

Creo que nuestro suelo se ha removido, y con esto la insólita seguridad de saber por que las cosas y la gente es como es. Sucede que me canso de entender y comprender, a las desilusiones que se han avecinado, como lo inesperado de aquella madrugada.

Me duele la garganta.....aunque la verdad siempre ha dolido, solo que hoy por hoy los motivos, "las causas y azares" son diferentes.

Se acaban los tiempos de comprender y entender, que suceda lo que tenga que pasar, simplemente asumiré la mas honesta de mis formas, abriendo las palmas y soltando mi compasión en espera de lo simple y natural.........en el fondo es todo lo que tengo y lo que veo pasar.