sábado, 30 de julio de 2011

Amanece


Como en un tiempo diverso, ante anterior, los ritmos de Sabina vuelven a sonar en un color de cabello distinto al que el foco ordena. Hoy escribo desde la angustia de la fabula contada a retazos sin coseduras sin hilo que pueda unir ni manos correctas.

Hoy la noche se hizo de causa y azares. Sin esperar, ya, porque el tiempo lo había olvidado divise el abrazo en mi hombro y en mi alma lejajana y a mal venir.
Te anhelo en la imaginación, en la luz olvidada por la intención razonadora pero con el recuerdo involuntario del corazón de la maldita vida jugadora, que en sus tretas me dijo que te vería para enceguecerme con tu luz mañanera, que por fenecer noche a noche había olvidado.

En esta noche me aventuro a escribir para soñar, para olvidar la maldita rutina y el mal nacido destino que me escribe hoy mañana y todavía. Ese destino opresor del cual quiero escapar para pedir asilo en tu voz dulce y a maltraer.
Como te extraño en esta oscuridad oh luminosa mañanera. Te extraño en el sinsentido en el ser sin ser, en el sueño, en el cuento, en la imaginación........... sin embargo no puedo, prefiero la ilusión de no saberte, de creerte perfecta, ilusa y enamorada. Prefiero tu teléfono llamando para el encuentro postergado por un baile repentino, hermoso, sencillo y sin sentido.
Prefiero soñarte que esperarte. Y es que no hay tiempo, no hay espacio, ni tampoco lumbrera para jugar a torcer el destino.
Adiós....hasta nunca.....o hasta entonces.